Creo Maya

Creo Maya
Nada mejor para representar la falta de una imagen apropiada

domingo, 2 de mayo de 2010

Carta de un joven enamorado a… quien pueda ayudar a su amada

Está muriendo, se encuentra agonizante, no le quedan muchos días para seguir existiendo. Pronto dejaré de verla.
Nos conocemos desde que nacimos, yo tan solo unos instantes mayor que ella. Desde pequeños estamos tan unidos, siempre le he dado calor; jamás, ni si quiera un momento, se ha apartado de mi alrededor. Somos tan unidos. En el Universo no hay como nosotros dos.
Hace poco tiempo que enfermó, no es la primera vez, pero ahora estoy seguro que no sobrevivirá. Estoy seguro que esos seres inmundos y destructivos que habitan en ella acabaran muy pronto con su ser.
Aún somos jóvenes, o por lo menos es lo que todos dicen. Estamos relativamente iniciando nuestras vidas. Hace tiempo ella y yo éramos muy felices, hace tiempo ella se encontraba tan llena de vida que era la envidia de los demás, hace tiempo yo le daba agradable calor, calor tan necesario para darle la vida que tanto tiempo guardó; ahora lo mejor es que se aleje, mi ser ya la lastima, pero ella no se va, ella no se aleja de mi alrededor; no quiere que jamás nos separemos.
Las veces anteriores que enfermó, su ser luchaba por sobrevivir. Una vez le dio una fiebre tan terrible que la cambió por completo, su forma de vida cambió pero no murió. Otra vez pasó lo contrario, su ser se enfrió tanto que llegó al borde del congelamiento; de igual manera cambió, pero una vez más logró sobrevivir. Otras veces incluso se quebraba, así es, se quebraba, quebraba la delgada capa que le protegía para intentar matar a los incómodos seres que vivían en ella e intentaban destruirla. Pero esta vez es diferente, ha aumentado la temperatura en su ser, ha bajado de igual manera; innumerables veces perturbó su protección, pero nada resultaba para que ella pudiera una vez más sobrevivir.
Todo ser vivo, sabemos, tiene bacterias y formas de vida en su ser que realizan diferentes funciones; algunas de estas ayudan a vivir, otras más matan, así es la ley de la vida. En el caso de mi amada las bacterias malas han destruido a las que son útiles y las han utilizado sólo para su bien; han usado lo que es útil para su propia existencia y han destruido todo aquello que hace algún bien en la vida de aquella a quien tanto adoro, sin importarles siquiera el dolor y la angustia que experimentamos cada vez que sé que el motivo de mi existencia, es decir la vida de mi amada, está pronta a desaparecer.
Así es, sin ella yo no tengo motivos para vivir, sólo estoy vivo por ella, para darle calor y con ello vida y felicidad. Cuando se valla yo sé que no encontrare algo igual, ni siquiera similar a la maravilla que ahora mismo se encuentra muriendo.
Maldigo a los diminutos seres que le están ocasionando tanto mal a mi pequeña flor de vida, a aquellos seres que terminaran con la existencia de mi amada. Malditas sean esas plagas que habitan su ser de color claro, que destruyen sus insuperables adornos azules con tocados blancos. Maldigo a aquellos que se han atrevido a maltratar a tan incomparable ser, sin darse cuenta que, sin ella, ellos no podrán existir. Malditos sean aquellos que le han quitado lo más bello al universo. Maldita sea la diminuta especie que pronto destruirá a mi amada. ¡Malditos sean! ¡Malditos sean…!
No se si sea ya necesario dar a conocer el nombre de mi amada, pues sé que nadie tendrá algo útil que hacer. No sé si sea necesario mencionarlo pero lo haré, lo haré sólo por una razón: tengo la ilusa esperanza de que esa especie inmunda note el mal que está haciendo para, tal vez, cambiar y dejarla vivir, aunque sé que esto nunca pasará. Muchos dicen que la enfermedad que tiene el amor de mi vida, la razón de mi existencia, es la más adaptativa e incluso inteligente, pero no lo parece, estos seres no se dan cuenta que si destruyen al ser en el que habitan se destruirán a sí mismos. Tengo la esperanza que alguien, en algún punto, pueda ayudarla.
Su nombre es… Tierra, Planeta Tierra.
Atte.: El Sol

1 comentario:

  1. El sol...
    Me gusta y lo reconocí en seguida...
    Me gusta y, bueno cuando lo escuche de tus labios, se me hizo largo, pero me parece que tiene magia...
    n_n

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!